lunes, 5 de enero de 2015

Mi amigo Lucas Bridges





¡Como pasa la vida!. Han transcurrido ya más de trece años desde que comencé a gestar la idea de escribir sobre don Lucas Bridges. El personaje me era atrayente y de alguna manera mi historia familiar estaba unida a su historia, a su presencia en la zona del Baker. Al casarme y teniendo 22 años, nos fuimos a vivir a Cochrane en ese entonces un pequeño e incipiente pueblo. Allí hice muchas amistades, gente de mi edad y gente mayor con la que me gustaba tener largas conversaciones. Por mi familia  yo tenía conocimiento de Lucas Bridges, pero los relatos eran antagónicos y eso era muy atrayente. En Cochrane tuve la oportunidad de oir muchas historias sobre él, pero mis principales fuentes fueron don Honorio Ampuero y don Alfredo Stange. Ambos habían trabajado muchos años en la Estancia Baker y luego Estancia Lago Bertrand. Don Honorio era uno de los más antiguos pobladores y  se había desempeñado como peón, carretero, capataz desde 1919, en tanto don Alfredo había llegado aproximadamente en 1924 y se había desempeñado como carpintero. Ambos eran conocedores y seguidores de Lucas Bridges, digo seguidores no el sentido de fans, si no de su  forma de trabajar, de tratar a los trabajadores, de ponerse al frente en todas las faenas. Ambos decían haber aprendido mucho de don Lucas.
Durante tres años  anduve buscando información y entre muchas personas entrevisté a mi amiga la señora Dafne Fugellie, cuyo padre había sido contador de la estancia, en donde ella conoció a don Eduardo Lancaster con quien contrajo matrimonio. En mis andanzas, recibí distinta versiones, algunos lo describían como un hombre hosco, otros como una persona muy cordial y generosa. Yo lo encontraba un personaje interesante como para relevar y revelar su historia, ya que por todo lo escuchado e investigado sabía que él había sido el gran impulsor del desarrollo de la zona del Baker. En el año 2004, a través de un proyecto FONDART ( Fondo Nacional de desarrollo de las artes) publiqué la primera edición del libro con un tiraje de 1.000 ejemplares editados en Temuco, luego se hizo otra edición a través de don Douglas Nazar de Punta Arenas, también de mil ejemplares y una edición en inglés de 500 ejemplares y posteriormente una edición de lujo que hizo la empresa HidroAysén, de 500 ejemplares . Esta edición de lujo me acarreó la enemistad de algunas personas que se oponían a las represas, pero a su vez me dio la oportunidad de llegar a un público distinto.
He titulado esta entrada como Mi amigo Lucas Bridges, porque al final, este libro  atrajo a muchos y hasta hoy me siguen pidiendo de diferentes partes del mundo ejemplares del libro que ya está agotado en todas sus versiones. Pero lo he llamado "mi amigo", porque  Lucas Bridges, me hizo conocer a personas que hoy se han transformado en grandes amigos , con los cuales me escribo y  con algunos de ellos hemos cultivado una amistad que ha perdurado con los años.
Comienzo el 2015 con el ánimo de presentar todos los libros que no presenté en el 2014 y lo hago recordando en la imagen la primera edición del Lucas Bridges. El señor del Baker, porque sin duda alguna este libro me ha regalado grandes momentos y me ha permitido a través de los años conocer más al personaje, de encontrar nuevos antecedentes, de cooperar con otros investigadores que se interesan en el tema y de mostrar  una vez más, que la iniciativa privada muchas veces sobrepasa el quehacer del Estado . Lamento, eso sí, que todo lo realizado por don Esteban Lucas Bridges en el Valle Chacabuco, comience a perderse en el recuerdo ya que los nuevos dueños, también extranjeros como el propio Lucas, no tienen interés de preservar y conservar la memoria histórica de esa zona.
¡Feliz 2015 a todos los lectores de este blog!

viernes, 28 de marzo de 2014

Otra obra del gran Mateo Martinic

Este es el último libro que me ha sido obsequiado. Una obra de mi amigo don Mateo Martinic Beros, quien no solo nos ha llevado en centenares de obras a conocer el pasado de la tierra magallanica y su gente, sino también nos entrega en este trabajo lo que ha sido el desarrollo de la región magallanica en el siglo recién pasado. Un gran trabajo, una obra importante que recomiendo conocer. El libro fue editado en el año 2013 e impreso en La Prensa Austral y en él podemos conocer la evolución social de Punta Arenas, el desarrollo urbano, la economía, el arte y la cultura, en fin, todo lo que sucede en una ciudad a lo largo de un siglo. Un libro muy recomendable.

lunes, 24 de marzo de 2014

De boliches , enredos y otras yerbas

 Este es otro entretenido libro de Patricia Halvorsen, historiadora del Chalten y descendiente de una antigua familia pionera de origen noruego. Con maestría, ella nos lleva a recorrer el sector de La Leona, las balsas para atravezar el río, el boliche de La leona, sus parroquianos, sus secretos y enredos. Un libro ameno, interesante, que nos permite conocer un poco más de esas pequeñas, pero grandes historias de los habitantes de la Patagonia.
Para variar el libro lo recibí de regalo de parte de su autora. Es una verdadera joyita para los que somos apasionados por la historia de  nuestro territorio patagonico. Muy recomendable.
Recién me comuniqué con la autora y me dice que el libro está disponible en las siguientes librerías: pueden encontrarlo en Libreria Martin Fierro, la Distribuidora de Río Gallegos, La Boutique del libro en Calafate y Ushuaia y además en negocios en El Chaltén.

viernes, 21 de marzo de 2014

Historias aiseninas

Este libro, bastante entretenido, es una compilación de diversos escritos de diferentes autores de nuestra región. El autor, José Barattini, se dió el trabajo de reunir todos esos escritos dispersos y publicarlos en un solo libro  cuyo resultado ha sido bueno y entretenido. Se puede leer desde el principio o bien elegir lo que a uno le interese sin perder el hilo del relato. Recibí este libro  como obsequio del auto,r quien vino a dejarlo a mi casa en ausencia mía, lo que lamento, ya que me habría encantado conversar con él. 
Se puede encontrar en Coyhaique en La Librería cuya dirección electrónica es librería@lalibreria.cl. Un libro para disfrutar pequeñas y variadas historias.

jueves, 20 de marzo de 2014

Desde El Chaltén, un libro maravilloso

Este es sin duda alguna, uno de esos libros que se comienzan a leer y que atrapan de tal manera que no se puede dejarlo. Con maestría, Patricia Halvorsen, nos entrega antecedentes de como " se enmascaran" las identidades en la Patagonia, cómo antiguas familias de rancios apellidos españoles están enraizadas con su origen tehuelche o como antiguas familias de apellidos tehuelches, tienen sus raíces en colonos de distintas nacionalidades. Un libro apasionante, entretenido y didáctico. 
Debo confesar que lo recibí de regalo ( como una gran mayoría de mis libros patagónicos) y lo recibí de la propia autora junto a otros dos libros de su autoría que ya los daré a conocer.
Los escritores patagónicos acostumbramos a intercambiar nuestros trabajos y así nos vamos nutriendo de mayor información y vamos conociendo otras miradas  sobre los temas  de la Patagonia.
Si lo encuentran por ahí no duden en comprarlo. Se los recomiendo

miércoles, 19 de marzo de 2014

Un hombre extraordinario


No cabe duda que Rodolfo Casamiquela fue uno de esos hombres que pasaron por la vida dejando huellas indelebles. Un patagón, amante de la Patagonia y de su gente y que dedicó toda una vida al estudio de esta tierra y sus procesos de poblamiento. Esta biografía  nos permite conocer el lado íntimo de don Rodolfo, no tanto el académico donde por cierto se destacó con creces, si no su forma de ver la vida, sus consejos, su sencillez y sus afanes. Maravillosa biografía contada por su hermano René y por Leda Garrafa quienes lo conocieron profundamente. El libro trae además un cd con un cántico fúnebre   que entonó doña Julia  Nahuelquir en el sepelio de don Rodolfo .
Curiosamente este libro no tiene datos editoriales por lo tanto no puedo decir donde adquirirlo. Yo lo recibí de regalo de parte de mi amigo Marcelo Gavirati y no tengo palabras para agradecer este regalo que es maravilloso ya que soy una admiradora de la obra de Rodolfo Casamiquela.

jueves, 20 de febrero de 2014

Comenzando el 2014



Terminé el año 2013 presentando esta portada y comienzo nuevamente a publicar sobre libros de Aysén y la Patagonia ,hablando de esta maravillosa obra de Anne Chapman. Ella fue un antropóloga franco-estadounidense, que por varios años se dedico a estudiar  a los pueblos que habitaron y habitaban aún,  el sur del sur de América. En el año 1965 comienza la aventura de conocer a los onas o  selknam , a los yaganes o yamanes y a los kaweskar o alacalufes. Este libro, maravilloso en todo sentido, habla de los selknam, mal llamados onas, y comienza contándonos que los selknam usaban la palabra ona para referirse al norte y así Onasin era el país del norte en relación a Tierra del fuego y ona - chaga ,era el canal del norte. Ellos no se llamaban asimismo como onas e incluso, la gran informante de Anne Chapman, Lola Kiepja, le contaba que estaba segura que esa era una palabra inglesa. Chapman nos explica que fue el reverendo Thoman Bridges, estudioso de los selknam, el que comenzó a usar la palabra para referirse a ellos.
El libro contiene una gran variedad de información y es un trabajo de investigación acucioso e  impresionante y digno de ser conocido. A través de Lola y luego de Angela Loij, y de otros informantes, Chapman se va a adentrando en el mundo de los selknam, de sus creencias, de sus costumbres, de sus cantos y palabras y de sus dolores, al ser perseguidos y diezmados por los blancos.
El libro fue editado en Santiago de Chile  por Pehuen editores en el año 2012, dos años después de la muerte de la autora y 46 años después de la muerte de Lola Kiepja.
Yo lo recibí como un gran regalo de Navidad y creo que es posible conseguirlo en la Editorial Pehuen. Se los recomiento si a ustedes les gusta el tema. Contiene preciosas fotografías de la colección de Martín Gusinde, de la colección de Lucas Bridges y de la propia Anne Chapman. En definitiva: Una joya que vale la pena leer.

domingo, 22 de diciembre de 2013

FELIZ NAVIDAD


Con la presentación de la portada de este maravilloso libro, desde Chile Chico, Patagonia Chilena, Región de Aysén les envío a todos y cada uno de los lectores de este blog, un cordial saludo deseándoles una muy Feliz Navidad. 
Les hablaré de este libro en una próxima entrada.

martes, 3 de diciembre de 2013

De cartas y otras yerbas.

Este libro habla de la historia del correo argentino. Es un libro entretenido, lleno de anécdotas y fácil de leer o releer. Me lo dejó Mario Pazos de Patagonia Sur Libros y lo pueden conseguir con él o en las librerías de Buenos Aires. Nos hace conocer la sacrificada vida de los trabajadores del correo en Argentina ( que no era muy diferente a la de los empleados de correos en Chile) y nos entregan sabrosas anécdotas. Un buen libro.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Un Obispo ejemplar

Siguiendo con el tema religioso hoy les presento este libro que es el diario de vida de Monseñor Antonio Michelato, el primer Obispo de Aysén, un hombre incríble, carismático, luchador. Este libro es una recopilación de sus apuntes  ( que hacía diariamente) y aunque se trata de la vida de un religioso, no deja de tener muchas anécdotas sabrosas y opiniones bastantes descarnadas que emite el obispo sobre diferentes figuras de la sociedad aisenina. Un buen libro. No sé si estará a la venta, pero a lo mejor se puede conseguir en el Obispado de Aysén.
Sobre este Obispo se cuenta una anécdota ( muy patagonica) que es muy graciosa. Un grupo de distinguidas damas coyhaiquina, decidieron hacerle de regalo a Monseñor una buena y abrigadora capa para que soportara los inmensos fríos del territorio. Para ello comenzaron una colecta y se dirigieron donde un conspicuo campesino, dueño de muchos animales y tierras, pero muy campechano y muy  rústico. Llegaron las damas hasta su casa y con toda delicadeza le cuentan que lo van a molestar porque andaban recogiendo dinero para la "capa " del obispo. El personaje, las queda mirando y les dice ¡pero para que van a gastar plata en eso, traiganme al obispo y yo mismo lo capo! ¡Claro, el campesino en cuestión no sabía lo que era un obispo o bien les tomó el pelo a las conspicuas damas. !