lunes, 21 de junio de 2010

Este es uno de aquellos libros que uno lee "de un tirón" y que trata de manera muy correcta la situación de los colonos galeses en relación al conflicto limitrofe con Chile. Está escrito sin apasionamientos nacionalistas y es excelente. Creo que no puede faltar en una biblioteca patagonica